martes, 30 de julio de 2013

El cuerpo 10

No tengo un cuerpo perfecto, ni una cara perfecta y por que no decirlo tampoco mi vida es perfecta pero a mí me gusta y esa es la clave de mi felicidad.

Vivimos en una sociedad obsesionada con la belleza, que además viene determinada por unos cánones que no sé quien ha marcado pero el caso es que se nos exige mucho y yo así no podía vivir, tenía que tomar una decisión y ¿cual fue? quererme, aceptarme, gustarme...

Cada día escucho a amigas, compañeras de trabajo, conocidas quejarse sobre sus defectos mientras que otras consideran esos mismos defectos absolutas virtudes, por lo que todo varía según el cristal con el que se mire y si tenemos a nuestro alcance toda una gama cromática de colores por qué no elegir ese que más nos favorezca para mirarnos, sí a nosotras por que si tú te ves bien el mundo te verá bien. O no te ha pasado que un día te levantas, eliges una camisa, unos vaqueros y esas sandalias con tacón de infarto y te dan ganas de comerte el mundo y así sales a la calle con el mundo por montera, arrasando! 

Pero otro día elegiendo el mismo vestuario no te ves bien, cual puede ser la diferencia? 


que el espejo no está limpio y no refleja la imagen como debería? 
o que al contrario su brillo refleja demasiado nuestra imagen sacando a relucir nuestros defectos?
 puede ser que la camisa haya cambiado? 
o que esos taconazos ya no sean aptos para pisar fuerte? 

NO! la que has cambiado eres tú, en tu interior ese día no te valoras y ¿por qué? no lo sabes pero lo más importante es ¿para qué? pues para nada así que deja de mirarte y sal a la calle con esa sensación que ya tuvistes en su día cuando ibas así vestida y a comerte el mundo.

Nadie y digo bien NADIE! tiene un cuerpo 10, empezamos a valorar lo que de verdad nos gusta de nuestro cuerpo y dejamos "olvidado" todo aquello que cambiaríamos si pudieramos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario